o Enfoque
Logo
Enfoque PDF Imprimir Correo electrónico
25 de Junio de 2012

Por Monitor Político

EL NORTE

La cervecera belga Anheuser-Busch InBev está por tomar control de Grupo Modelo, revelan a The Wall Street Journal fuentes cercanas a la operación. Incumple el Estado plazos para entregar las obras de Ecovía, por lo que proyecto no podrá iniciar operaciones a finales del año, como prometió Medina. Tras destinar más de $5 mil millones para el combate de ordeña de sus ductos, con pobres resultados, Pemex ahora planea sumarle otros $3 mil millones. Sube 32% la nómina, 13.5% el gasto corriente y 8% las plazas de Metrorrey durante los 31 meses de la gestión de Mario Guerrero en el organismo. Confían San Pedro Net a intermediario.

HUGO L. DEL RÍO

La credibilidad de la Armada naufragó en el océano del surrealismo mexicano. Y es que, salvo contadísimas excepciones, ni aquí ni en China funciona el amasiato de la política con el estamento militar. Menos todavía en época electoral, y cuando México es gobernado por un equipo mediocre, para documentar nuestro optimismo. El incidente obliga a una serie de reflexiones. Circula la versión de que, antes de la presentación ante los medios del presunto hijo del chapo, la DEA puso en claro que el detenido se llama en realidad Félix Beltrán Ríos y no forma parte de la nutrida descendencia del capo sinaloense. El verdadero chapito se llama Jesús Alfredo Guzmán Salazar y, suponemos, se está riendo de la SeMar-Armada al tiempo que se regala sus buenos lingotazos de aguas escocesas en envidiable compañía de guapas morritas. Nosotros también quisiéramos reír, pero cómo festejar ésta que, si no es tragedia, por lo menos llena los requisitos del drama. Todo indica que la omnipresente y todopoderosa DEA puso en acción a los fusileros navales. ¿Les giró la orden o sólo les dio el pitazo? Si es verdad que la antinarcóticos gringa previno a los almirantes que la nave capitana estaba surcando aguas minadas, hasta el preciso tendrá que aceptar la triste verdad: vamos a perder la guerra si no se hacen cambios de hombres, tácticas, estrategia y política de comunicación social. Y sobre todo si no se desvincula la política electoral de la confrontación de armas. Salvo que los medios norteamericanos nos informen, jamás sabremos lo que pasó: los marinos alegarán que por razones de seguridad nacional no pueden desvelar el misterio. Washington ha capitalizado la fractura entre la Marina y el Ejército, y ha estado favoreciendo abiertamente a la primera. Quizás los capitanes de la mar se la creyeron y le hicieron un desdén a la DEA, que pronto tomó venganza. O esta agencia cayó en una trampa a la que arrastró ahora sí que a toda la Flota. La comunidad gringa de espionaje se dedica más a la grilla que a hacer su nada limpia faena. Y así como en México los verdes y los de azul marino están enemistados entre sí, de la misma manera en Washington los 007 se ponen emboscadas los unos a los otros. El problema es que la credibilidad es como la virginidad: se pierde y ya no hay forma de recuperarla. Y los capos de capos ganarán mucho terreno si perdemos la confianza en uno de los cuerpos armados que participa en la guerra contra el más infame de los tráficos. Porque ahora, ¿cómo creerle a la Semar cuando, en un patético esfuerzo por justificar su Trafalgar alegan que, como sea, Beltrán León y su medio hermano Kevin Daniel Beltrán Ríos son narcos? De poco peso, de baja estatura, narquillos, pues, pero agentes del crimen organizado, al fin y al cabo. ¿El dinero, las armas? Tenemos derecho a sospechar que los infantes de Marina las sembraron. Allanaron un domicilio particular, se robaron dinero y muchas cosas y le mintieron a México y al mundo. Cereza del pastel: vaya coincidencia, la PGR anuncia que está investigando a otros cinco generales. Por esta vez, Vicente Fox tiene razón: “Hay (en México) un sinnúmero de violaciones a los derechos humanos”, declaró a El País.

SERGIO SARMIENTO

El gran golpe que había de dar relevancia a la lucha contra el narco unos días antes de las elecciones se desvaneció con prontitud. No sólo el detenido no fue el hijo de "El Chapo" Guzmán, como se había pretendido, sino que ni siquiera había pruebas suficientes para consignarlo ante un juez. Los esfuerzos preelectorales por demostrar que la guerra contra el narco está entregando buenos resultados se desmoronan. Las acciones de las autoridades siguen pareciendo confusas; las consecuencias para la población en términos de violencia son terribles; la estrategia de largo plazo se antoja inexistente. Si el propio Presidente de la República concede que no se puede acabar con el comercio de las drogas de esta manera, vale preguntarse para qué estamos haciendo este esfuerzo.

ANDRÉS OPPENHEIMER

Aunque la elección será mucho más reñida de lo que sugieren las encuestas, es probable que Peña Nieto gane. Tiene el partido mejor organizado, ha gastado mucho más dinero que sus rivales en propaganda televisiva, y muchos mexicanos parecen dispuestos a aceptar niveles tolerables de corrupción a cambio de menos violencia y la promesa de mayor prosperidad. Una victoria de Peña Nieto probablemente no convertiría a México en la "dictadura perfecta" que fue en los gobiernos del PRI durante gran parte del siglo pasado -muchas cosas han cambiado-- pero probablemente convertiría al país en una democracia más imperfecta de la que ha sido durante la última década.

DENISE DRESSER

El PRI está a un paso de regresar a Los Pinos. Todo lo indica, todo lo sugiere, todo lo augura. Enrique Peña Nieto probablemente será el próximo Presidente de México y el partido que tantos lucharon para sacar del poder lo habrá reconquistado. Y volverá sin haberse modernizado. Regresará sin haberse reconfigurado. Resucitará sin haberse remodelado. Porque a lo largo y a lo ancho del país persiste el PRI clientelar, el PRI corporativo, el PRI que realmente no cree en los contrapesos o en la participación ciudadana autónoma o en la apertura de la vida sindical al escrutinio público. México se enfrenta a la posible "Putinización" del poder; a la recentralización del mando en un partido que controlará las dos Cámaras del Congreso; a la reinstalación de viejas maneras de pensar en el poder y ejercerlo. La gran incógnita es qué hará Enrique Peña Nieto con el mando unificado que México le entregará. México está atorado por un patrón institucional antitético al crecimiento. Antitético a la inclusión. Antitético al pluralismo que ahora sufrirá un golpe con el regreso del PRI y su propensión a mantener al pájaro enjaulado.

JOSÉ CÁRDENAS

A menos que caiga una bomba nuclear. Las preferencias electorales medidas por las encuestas así lo pronostican. Hasta esta mañana, Peña Nieto estaba por encima de sus opositores con 42%, de acuerdo con la más reciente medición de BGC-Excélsior. Y por el estilo el resto de los sondeos promedian una ventaja de 15 puntos sobre el segundo lugar, peleado a puñetazos entre la aspirante panista y el candidato de las izquierdas.

CIRO GÓMEZ LEYVA

No lo pudieron masacrar en los debates. Ni lo vieron sucumbir o asustarse ante las humillaciones multitudinarias tras el surgimiento del #YoSoy132, ni siquiera cuando fueron a intimidarlo a las plazas. Estuvo en lo suyo, fiel al concepto de que una elección la gana el mejor candidato, no el que grita más. Tuvo el mejor equipo de producción (“Este Peña Nieto los puede hacer pedazos”, La historia en breve, marzo 21) y el mejor estratega (Luis Videgaray). Expulsó sin tentarse el corazón a quienes les pudieran restar puntos (de Salinas y Moreira para abajo). Corrigió las veces que fue necesario, sin dejar de ser el mismo personaje. “Se ganó la simpatía y la confianza de la mayoría de los mexicanos”, resumió ayer su antagonista y compañero Manlio Fabio Beltrones. De eso se trataban estos 90 días, de convencer a millones. Y a eso se dedicó, mientras sus rivales lo tildaban de pendejo.

EL UNIVERSAL

Josefina Vázquez Mota: "Estoy a dos puntos de EPN".

OSIEL CASTILLO BARRAZA

Mister Holding. Monterrey en el arranque. La lucha por la alcaldía de Monterrey va mas allá de una pugna entre candidatos: las figuras políticas y sus intereses definirán el futuro de Nuevo León para los próximos nueve años. Felipe Enríquez tiene el escollo de las figuras de Natividad González Parás y Benjamín Clariond Reyes-Retana como padrinos o personas de influencia en sus decisiones más importantes. Lo mismo sucede con Margarita Arellanes y su inocultable padrino político -mas por circunstancia que por querencia- como es el caso de Fernando Larrazabal y su urgente necesidad de un blindaje a través de una celestina que le oculte sus pillerías en la alcaldía de Monterrey. Apostarle al olvido parece ser la estrategia de Larrazabal para intentar ser el candidato a la gubernatura por Acción Nacional en el 2015. De ahí la apuesta total al triunfo de Margarita. Es el único salvaconducto. El mismo gobernador Rodrigo Medina de la Cruz está urgido en que Felipe Enríquez no llegue a la alcaldía de Monterrey porque le robaría imagen y protagonismo en caso de que Enrique Peña Nieto llegue a la Presidencia de la República. Es innegable que los ex gobernadores citados apuestan por el cachorro en la gubernatura y sus coyunturas de influencia que los márgenes actuales de influjo en el mandatario estatal que tiene en su señor padre a su principal protector y consejero. Recuerde el lector que en política, no hay amistad que valga. Así, en esta elección en el municipio de Monterrey se miden las fuerzas de ambos candidatos y sus operadores políticos con miras a las elecciones a la gubernatura, dentro de tres años. Cosas veredes si gana Enrique Peña Nieto y pierde Felipe Enríquez y veredes más si gana el compadre regio. ¿Quitar a Medina vía un puesto federal? El próximo domingo por la noche veremos la tendencia y el acomodamiento de los grupos de poder.

FÉLIX CORTÉS CAMARILLO

Quinta Columna. El Dos Negro. Esta semana que comenzó ayer tiene dos ventajas. Primero que legal termina el miércoles al doblar la media noche; segundo, que inevitablemente, los mexicanos ya no podremos pasarnos el día, los días, las horas, en el acertijo de pronosticar las exequias electorales del domingo que sigue. Todo ello pese a que en cualquier barra de cantina a la que me he arrimado, que son varias, cada uno de los parroquianos asegura saber con certeza el resultado de los comicios del uno de julio. A mí lo que me preocupa es que nadie parece ocuparse, ni mucho menos preocuparse, de lo que va a pasar el dos de julio, cuando daremos inicio, así sea en pequeña escala, a un nuevo ciclo calendárico azteca, ese que Lázaro Cárdenas inventó de seis años, en lugar de los cincuenta y dos que marca la Piedra del Sol. Si el deporte nacional por excelencia de los mexicanos es adivinar el nombre de su siguiente tlatoani, ninguno tiene putañera idea de cuál será su verbo a la mañana siguiente. La experiencia histórica nos enseña que nadie ha sido capaz de pronosticar la frialdad de Echeverría, la frivolidad de López Portillo, la grisura de Miguel de la Madrid o la destemplanza de Felipe Calderón. Dice la tradición que la verdadera personalidad se descubre en cuanto la banda tricolor se coloca en el pecho. Por más de una razón, la alternancia en el poder de este año adquiere perfiles de singular importancia. La primera de ellas es la emergencia de caudales de jóvenes, coléricos como corresponde a su edad y carentes de atemperación y de raciocinio, que van a lanzarse presumiblemente a votar con las entrañas. La segunda, tal vez más importante, es que de los cuatro candidatos nominados a la Presidencia de México no hay uno solo que valga la pena. De esa suerte, los mexicanos no vamos a votar el siguiente domingo por el mejor candidato. Vamos a votar –porque tenemos que hacerlo- por el menos peor. Pero no pensamos en lo que va a pasar el dos de julio. En la plaza de toros, antes del paseíllo, se toca el dos negro, un pasodoble de vigoroso tono. Pues qué se le va a hacer.

RAFAEL CARDONA

Algo misterioso y triste tienen en la noche vacía los estadios y las plazas de toros. Así se veían ayer por la noche la cazuela de la Nochebuena, la Plaza México, donde horas antes la candidata del PAN desafió sus propias maldiciones y reunió a treinta o quien saber cuántos miles de seguidores, ahora sí debidamente organizados, acarreados y premiados, aunque sea con una cachuchita, a colmar barreras, lumbreras y tendidos, para decirles lo hermoso del futuro nacional con la única condición de cruzar el emblema azul en la boleta electoral. Pero un día después el PRI decide cerrar la campaña de Enrique Peña en el Estadio Azteca cuyos cien o ciento diez mil lugares son un reto para cualquiera, excepto si se llama Michael Jackson o Juan Pablo II; Julio César Chávez o Pelé. ¿Ya ves como a Peña lo protege Televisa?, escucho decir a un escéptico en el Metro Tasqueña. Hasta el estadio Azteca le dieron”. Y quién sabe si eso sea cierto, pero hace seis años el cierre de campaña de Felipe Calderón fue también (25 de junio del 2006) en el Coloso de Santa Úrsula. La propaganda, como el grito, se muere cuando acaba la reunión. Los únicos milagros, ahora requeridos por la rezagada señora Vásquez fueron proclamados por su santo patrono, el desaparecido “Maquío”, y se han dado en sentido contrario de la invocación: el hijo de Clouthier acaba de conseguir trabajo en la campaña del Peje. Cosas veredes.

M.A.KIAVELO (El Norte)

Que a nadie extrañe si esta semana en los bancos empieza a volar el efectivo de las cajas. A juzgar por lo que el PRI estatal planea repartir entre sus representantes de casilla, en el partidazo han de tener su guardadito eleccionario. Y es que los tricolores están ofreciendo de a mil pesos por cada uno de sus representantes en las casillas para este 1 de julio, que será lo que ellos llaman el "Día D". Échele cuentas: si en Nuevo León hay más de 3 mil casillas, cinco elecciones en juego y en cada una se acreditan representantes, pues ya estuvo que los tricolores se van a gastar su buena lana para cubrir toooda la elección. ¡Y nadie se apunta de a gratis, especialmente sabiendo que a otros les están soltando billetes! La cosa es que si a la tropa le asignan mil pesitos, habría que ver de a cómo le va a tocar a los generales, que son los "RG", o séase los representantes generales que se encargan de pastorear a los encargados de casilla. Todo esto sin considerar el gasto que también hará el PRI para comida, refrescos, taxis, celulares y demás esquilmos de sus representantes este domingo. Si así están los amarres tricolores, ¡imagínese cuánto tendrán en el cochinito!

ÓSCAR TAMEZ RODRÍGUEZ

Por cierto... El tema de la compra del voto es un asunto recurrente en cada campaña. Cada tres años surgen leyendas que hablan de 500, mil, y hasta varios miles de pesos por cada voto. Los métodos siempre son más creativos, tan inverosímiles que suenan creíbles. Desde la compra de credenciales, la compra de fotos y tantas más que se podría escribir un libro de estrategias… De lo que nadie escribe es que a la gente no le interesa o no le sabe a eso de la democracia, tampoco se habla de que, quienes venden su voto lo hacen por necesidad y porque no creen en sus candidatos. ¿Acaso han oído de alguien que venda su abono del estadio?, ¿De alguien que venda su sitio en el concierto?, se vende lo que no interesa y si interesa lo que es prescindible cuando hay hambre.

PAULO CUÉLLAR MARTÍNEZ

Aunque no llegue AMLO a Los Pinos, la izquierda ya triunfo en el norte del país, reflejándose con el incremento de votos. En NL, Coahuila y Tamaulipas, en el 2006 AMLO obtuvo el 9.5% de la preferencia electoral. Hoy, en el 2012, según las principales encuestas, López Obrador obtendrá mínimo el 30% de los votos, lo que rompe con el escudo conservador, de derecha empresarial que se mantuvo desde tiempos de Eugenio Garza Sada. Si gana AMLO, es muy probable que surja una izquierda más consistente entre terrenos empresariales, pero si pierde, dependerá únicamente de los liderazgos locales pero hoy en día no se aprecia quien pueda maniobrar el barco. A nivel nacional, solo está Andrés Manuel y el presidenciable para el 2018, Marcelo Ebrard, de manera que el futuro de la izquierda en el norte del país está muy endeble, aun y cuando en estas elecciones tenga plusvalía política.

FRANCISCO TIJERINA

A los mexicanos ya no nos resulta extraño conocer de los exabruptos, así como las estrambóticas y estrafalarias declaraciones que con mucha mayor frecuencia de la que debería, hace a medios internacionales, nacionales y hasta a “El Mercurio” de Gatosgüeros, el ex presidente Vicente Fox. Lo de su apoyo a Peña Nieto no es auténtico sino producto de la circunstancia; principalmente su cruzada personal, elevada a nivel de manda guadalupana, de fastidiar a mañana, tarde y noche, a López Obrador a quien le tiene odio jarocho. Lo que ya se aprecia como un tema pasional es el trato de don Vicente hacia todo lo que huela al PAN, especialmente hacia su candidata a la presidencia y también a Felipe Calderón. ¿Qué le hicieron, qué le prometieron, en qué le incumplieron, cómo se ha visto amenazado Fox para hacer esos desplantes y declarar así a una semana de las elecciones? Espero que algún grupo de especialistas en la conducta humana nos ilumine en breve, porque no veo otra manera de explicar este asunto.

CHAVA PORTILLO

Yo no sé si la democracia vale lo que cuesta. Es tanta la lana que se gasta, mucho lo que ensucian la ciudad y más lo que afean el entorno que bien vale la pena analizarlo. Pero en fin, se acabaron las campañas, a Dios gracias, ahora sigue el fut bol. En este circo de muchas pistas, empieza desde que los partidos les dicen a todos que escogerán a los pretensos que podrían convertirse en elegidos y arranca el show que durará tres meses, si no es que más, ahí tienen al “peje” que lleva al menos ocho años en campaña. Citas, juntas, reuniones, consejos, donde ejércitos de iluminados crean estrategias y diseñan operativos que servirán para lograr el objetivo, que es el de hacer llegar a los señalados por el dedo divino al destino final que es la tierra prometida donde se encuentra el trono con la esmeralda perdida. El problema no es ese, porque salvo las empresas o personas que se dedican a promocionar, imprimir, filmar, crear, diseñar, pintar, producir y aconsejar que ganan un billete, los ciudadanos que somos los demás, tendremos que soportar por meses, llamadas telefónicas, encuestas, visitas y sobre todo, promesas. Un inservible vaso de plástico, balones, libretas, cuadernos, gorras y camisetas son pocos ejemplos de las bagatelas con que intentarán los candidatos llamar la atención. Atención que solo necesitan para el día de la elección, porque salvo casos extraordinarios los electos no vuelven, los perdedores menos. Toneladas de basura de panfletos, trípticos, carteles y bardas que al paso de los años continúan pintadas con la propaganda de personajes que muchos ya no están en este mundo, como el caso de múltiples bardas que pregonan que votes por Roberto Madrazo para presidente, ese pillo que hacía trampas hasta en lascarreras en que participaba y el colmo es una barda de adobe que está en la carretera a Monclova en el kilometro ciento veinte donde se promociona con letras relavadas por el padre Cronos, que votes por Adolfo López Mateos, hágame usted el favor. Debería el IFE –que no sirve para nada- de incluir una multa gigantesca a candidato o partido que después de la elección, no limpie lo ensuciado. Eso nos deja la seguridad de que si no fueron capaces los candidatos de limpiar el mugrero que ensuciaron, menos van a cumplir con asear lo que todavía no ensucian, así sea su nombre, que no su prestigio y dejar la casa de todos como el muladar que volverán a ensuciar, dentro de tres años. En fin, por eso se llama democracia, del latín demos, pueblo, cratos lo que me de la pinche gana.

CARLOS RAVELO GALINDO

Para ellos el sacrificio y la vida misma de reporteros o periodistas escrupulosos con esta profesión los tiene sin cuidado. Olvidan, o se hacen desentendidos de los cien o más comunicadores que en menos de seis años han perdido la vida a manos de sicarios oficiales. Les desprecian, y no se preocupan, como otros, de que se capture a sus asesinos. O que el Estado, ejecutivo, legislativo y judicial, se empeñe no solamente en cuidar a quienes escriben cotidianamente, sino también en encontrar y castigar a sus verdugos. Por ello, nuestra pregunta: ¿Y los muertos?

RAÚL A. RUBIO CANO

Sigue la lucha en muchas partes el país para que sobrevivan nuestros maíces criollos, mismos que son destruidos con la introducción a México de maíces transgénicos del gringo o, por las alteraciones climáticas que mucha gente ya dice que es el HAARP, mitad del país inundado, mitad seco, por eso, nos informa reportaje de La Jornada que la falta de alimentos en la Sierra Tarahumara es alarmante debido a la sequía que ha sufrido esta región geo-cultural durante los dos últimos años, lo que ha generado escasez de semilla de las razas de maíz de la zona para la siembra del ciclo 2012, ya a que sus reservas las han empleado en las siembras de los años 2010-2011 sin ningún remplazo, denunció un grupo de personas comprometidas con la conservación de nuestros ingredientes culinarios autóctonos. Con el interés de multiplicar las semillas de las razas de maíces nativos de la Tarahumara Alta, los conservacionistas unirán esfuerzos para lograr el incremento de semillas de 9 razas de esta región que representa el IV Centro de diversidad de maíces nativos de México. Con la asesoría técnica de expertos en esta área, con el apoyo de Fundación UNAM y la participación de una cooperativa de agricultores de Chihuahua, comprometidos con esta causa y que cuentan con terrenos de regadío, esperamos multiplicar con mayor certeza estas semillas en el verano del 2012, señaló el colectivo cuyo objetivo primordial es de apoyar esta acción de salvaguarda, urgente y prioritaria para la conservación de este patrimonio biocultural irremplazable, el cual ha sido resultado del esfuerzo y selección de cientos de generaciones, para lograr semillas adaptadas a estas condiciones geográficas y preferencias culinarias. Hasta la fecha, dijeron algunos de sus integrantes, hemos conseguido semillas de nueve razas de varios orígenes y regiones, ya estamos sembrando y esperamos que en octubre se puedan cosechar para: resguardo en bancos de semillas y reparto entre las comunidades que lo requieran para la siembra del próximo ciclo agrícola.