o Enfoque
Logo
Enfoque PDF Imprimir Correo electrónico
11 de Junio de 2012

Por Monitor Político

EL NORTE

Anima Josefina debate. En el segundo debate presidencial, Vázquez Mota expone propuestas y reparte ataques a sus tres adversarios como parte de su estrategia de "contraste". La panista habló de los "dos rostros del PRI", refiriéndose a Peña Nieto y a López Obrador; a Quadri le reprochó su relación con Elba Esther Gordillo. Marchan contra Peña y TV. Miles de personas se manifiestan en más de 20 ciudades del País, incluida Monterrey, en rechazo al candidato presidencial del PRI y a las televisoras. Importaciones de granos suben 47.5% en los primeros cuatro meses del año respecto al mismo periodo del 2011 debido a sequía y heladas en el País. En medio de volatilidad global, México se mantiene como opción atractiva para invertir y, de 2008 a la fecha, ha realizado 19 colocaciones de deuda. Congela PRI reglamento de Auditoría. Tras revisión pedida por bancada priista en Congreso, aún no se publica reglamento para la Ley del Servicio Profesional.

HUGO L. DEL RÍO

El mal llamado debate no aportó nada nuevo. Si acaso, confirmó que ninguno de los candidatos tiene la más remota noción de lo que es la política exterior. En estos tiempos, ésa es una grave deficiencia. Dios nos guarde: es lo que hay. ¿Fue decepcionante la granizada de palabras? No: conocemos a los cuatro y sabemos que entre todos no pesan ni un gramo de auténtico hombre de Estado. En estas condiciones, resulta pueril eso de jugar a adivinar quién ganó el intercambio de chismes baratos y descalificaciones vulgares. El cuarteto tiene muchas cosas en común: no son polemistas ni oradores. Malgastaron el tiempo en repetir lo que han estado diciendo en las campañas. Fue un ejercicio de masoquismo desperdiciar dos horas y media en escuchar la repetición hasta el cansancio del mismo catálogo de buenas intenciones y la nómina de promesas que, sabemos de sobra, no van a cumplir. Doña Jose le dio champú de cariño al Presidente Calderón, reafirmó su voluntad de llevar adelante la política de militarización de México; pretendió, con razonamientos demasiado débiles, descartar al trío de varones machistas y, para variar, se concentró en el género: voten por mí porque soy mujer. Hasta ahí llega. Peña Nieto estuvo mucho mejor que en la primera discusión. Lo que es, es. Su discurso estuvo bien hilvanado. Tampoco es Demóstenes, pero por lo menos probó que sabe decir doscientas o trescientas palabras sin teleprompter, texto escrito o acordeones. Y su referencia al campo es atinada: antes que cualquier otra cosa necesitamos volver a producir alimentos. Quadri, bueno. Es verdaderamente irónico que el hombre de paja de Elba Esther hable de revolución educativa. El buenazo de Gabriel quiere un tratado de libre comercio con China. Los chinos nos comerían vivos, crudos y sin sal. A menos, claro está, que el catedrático improvisado en aspirante presidencial tenga la idea de venderles arroz. El Peje aburrió tanto como los otros, pero administró con eficacia dos temas en los que lleva ventaja: ha recorrido todo México para arriba y para abajo: vamos, si lleva seis años en campaña. Y nos ofrece un gabinete de lujo. Por lo demás, los cuatro tenían que coincidir en lamentar la pobreza y comprometerse a convertir a México en el paraíso terrenal. Doña Jose no se midió al asegurarnos que gracias a ella nueve millones de mexicanos salieron de la pobreza extrema. Pero, en fin: fantasías de políticos de cortos alcances. Por si fuera poco, el formato fue de locos: zutanito tiene un minuto 28 segundos para hablar. Cierto: la alocución mala, si es breve, resulta menos mala. El IFE debe idear otra forma de hacernos perder las horas, los minutos y los segundos.

CIRO GÓMEZ LEYVA

Josefina fue la mejor Josefina de la campaña. Guapa, afinada, inteligente, veloz, asertiva, retadora, incluso divertida (memorable su metáfora de las tres mujeres). El problema es el calendario: es demasiado tarde. ¿Quién ganó? Creo que el proceso electoral 2012. El panorama que dejan estos dos meses y medio de campaña es muy distinto del que se tenía a finales de marzo. Josefina ya no tiene margen para las ideas volátiles, López Obrador ha sido obligado a ser el buen candidato que no quiso ser en 2006 y Peña Nieto sabe que, en caso de ganar, tendrá todo menos un cheque en blanco. Esas también son buenas noticias. Una victoria colectiva.

FÉLIX CORTÉS CAMARILLO

Quinta Columna. El Debacle. Que yo recuerde, ningún evento de la vida política mexicana pre programado, organizado y calendarizado con antelación ha recibido la atención que mereció el encuentro en Guadalajara de los cuatro candidatos a la presidencia de México. Voluntariamente u obligados por las circunstancias, los concesionarios de los medios electrónicos accedieron a llevar por sus canales más importantes la totalidad de la transmisión entregada por el IFE. Cual más cual menos, ya por radio, televisión restringida o la red electrónica organizó su programa previo a este intercambio y un posdebate. Usualmente estamos hablando aquí de mesas redondas en las que los más distinguidos opinantes que cada medio tenía a su disposición procuraban anoche poner en algún contexto presencia, ideas, propuestas, declaraciones y en general performance de los cuatro magníficos. Este recurso partió, según he podido recopilar frases al vuelo, de la convicción de que los candidatos no iban a ser por sí mismos capaces de orientar a su favor las preferencias electorales de los votantes; y eso no se refiere solamente a los que eran confesamente indecisos hasta la noche de ayer. Hoy hay genios que definen quien ganó el evento estrictamente mediático. Yo se los voy a decir: las pancartas del movimiento yo soy 132, que aparecieron en todas las pantallas de televisión, en todas las páginas de los periódicos, sin que un Javier Solórzano les pudiera limitar sus tiempos. Por alguna razón, el llamado debate se dividió en tres áreas: política-política, política exterior y política social. Ese masacote propició que en cualquier departamento se hablara de empleo, despenalización del aborto, matrimonio homosexual, dependencia nuestra de los Estados Unidos –olvidando a Europa y el Asia emergente y poderoso y equidad de género. Todo esto dio oportunidad de volver a exponer los mismos clichés que los cuatro candidatos han expuesto. Al final de la noche, el único que fue al debate con propuestas concretas –que nadie atendió- fue el señor Quadri. La coincidencia de estos juicios de análisis, dejando de lado a los mercenarios partidistas, es que Carlos Fuentes tenía razón en uno de sus últimos juicios políticos: no hay a quién irle. De esta manera, las elecciones del primero de julio no son un ejercicio en el que los mexicanos vamos a votar por el mejor de los candidatos presentados: vamos a votar –los que lo hagamos- por el menos peor. Si eso no es motivo de tristeza, yo no sé que sea. El debate ha venido a confirmar que entre un priista deslavado y desprestigiado por sus alianzas, una panista carente de miga política, representante ostentosa del continuismo, y un supuesto izquierdista campeón de la intolerancia previamente anunciada no había mucho que esperar. Me olvido intencionalmente de un burócrata en el papel de extra en esta comedia de risa trágica, pese a sus empeñosos afanes. Yo no puedo llamarle debate. Yo le llamo el debacle. Los arañazos de los candidatos me tienen sin cuidado. Eran previsibles. Y lo único que extrañé fueron las protuberancias de la edecán.

FRANCISCO TIJERINA

Y Josefina se volvió a equivocar. Pareciera que el equipo de campaña de la candidata del PAN a la Presidencia de la República está infiltrado o que opera sin piedad en su contra. No podía ser igual la estrategia del primer debate a la del segundo y lo los mexicanos esperaban eran propuestas, no pleitos, acusaciones y jaloneos. Peña Nieto y López Obrador lo entendieron bien, si acaso el segundo se excedió en el tono reconciliador y pacifista, tanto que parece poco creíble y hasta incómodo en ese papel. Lo que sí es evidente es que el temor al debate y el excesivo cuidado terminó propiciando un evento aburrido y soso que hace que la política, los políticos y todo lo que huela a ellos, se aleje de la gente común. Falta mucho por transitar.

M.A.KIAVELO (El Norte)

Era su última oportunidad y lo sabía. Josefina Vázquez Mota llegó al segundo debate presidencial armada hasta los dientes y, desde muy temprano, comenzó a repartir trancazos. Para sus tres contrincantes tuvo críticas, cuestionamientos, ataques y descalificaciones. Ahora la duda es si eso será suficiente para relanzar la campaña de la panista, quien, evidentemente, aplicó una estrategia de choque que corresponde a quien va en el tercer lugar de las encuestas. Quizá por eso ni Andrés Manuel López Obrador ni Enrique Peña Nieto aceptaron entrarle al pleito. Le respondieron algunos de los ataques a Vázquez Mota, pero tampoco se prestaron para polemizar con ella, como diciéndole "no estás a nuestro nivel". Lo raro es que entre ellos tampoco hubo fricciones y ambos se comportaron como dos caballeros, ignorándose mutuamente y dejando que la talacha la hicieran la aspirante blanquiazul y Gabriel Quadri. Por cierto que el pupilo de Elba Esther Gordillo se vio incisivo e insistente al atacar a Vázquez Mota y a López Obrador, cosa que no hizo con Peña Nieto, pero no iba de palero del priista, ¿verdad?.

JOSÉ CÁRDENAS

A pesar de las expectativas, el debate de anoche, el más difundido en la historia de México, no cambiará el panorama, no tuvo ninguna utilidad real para la divulgación de proyectos. Resultó un ejercicio democrático basado en el modelo chileno. Las propuestas se perdieron en la complejidad del formato y la abundancia de temas. El debate nos quedó a deber. ¿Cómo se portaron los cuatro fantásticos?... Josefina quedó en el intento… Quadri los picó… A Peña Nieto le salió barato… y Andrés Manuel la tuvo, fue suya y la dejó ir… De lo peor, lo menos malo… debate superado… mejor que el primero… lástima de reglas enredadas... de miedos… y lástima que no hubo edecán…

ÓSCAR TAMEZ RODRÍGUEZ

Por cierto... Pasó el segundo debate entre presidenciales. Le cambiaron al formato, los cambios fueron más de forma que de fondo. Creo que luego del mismo en poco cambian las preferencias electorales. La más beligerante fue JVM, casi no presentó propuestas porque prefirió verse fajadora contra AMLO y EPN. Al final creo que los 4 fantásticos lograron llevar la marca a su estrategia, en todo caso habremos de esperar a ver si beneficia o no a la candidata su actitud bélica, pues anoche se jugó su resto. El mejor chiste fue el de AMLO cuando recordó que "lo aflojaron" en terreno sin pavimentar. Yo creo que ganó Solórzano. ¡Ni como decir que esperaré las encuestas pues son tan divergentes que ni a cuál creer!

DENISE DRESSER

Televisa y Televisión Azteca hoy forman parte integral de la agenda del movimiento #YoSoy132. Son objeto de críticas, son foco de denuncias, son el pararrayos de una politización que ve a los monopolios mediáticos como "centros de veto" que están coartando la consolidación democrática y el desarrollo económico. Televisa y TV Azteca viven una crisis -merecida- de su imagen pública precisamente en el momento en el que las autoridades regulatorias se aprestan a darles más poder del que ya tienen. Si la Cofeco aprueba la fusión, como parece indicar que sucederá, sera equivalente a ignorar los reclamos legítimos, las exigencias válidas, las acusaciones que llevan años gestándose y que ahora afloran. Si la Cofeco avala la fusión será señal de que ha claudicado. Y será signo de los tiempos electorales cuando las televisoras saben que obtienen lo que piden. Ante ellas hay una Cofeco doblegada, una Cofetel vencida, un Presidente complaciente, una clase política asustada, unos reguladores que en lugar de imponer las reglas del juego permiten que Televisa y TV Azteca las hagan a la medida de sus intereses. Lo que sí empieza a cambiar es la anuencia de la sociedad. Se escucha en las marchas, se lee en las pancartas, se oye en las demandas del movimiento #YoSoy132. Muchachos exigentes clamando "Sociedad Informada, Jamás Manipulada". Jóvenes demandantes que ya no van a aceptar una transacción en la que se les ofrece el gato pero se les cambia por una liebre.

RAÚL A. RUBIO CANO

Ayer, en Monterrey, las muestras de rechazo al PRI y su candidato Enrique Peña Nieto y de pasada, a la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, fue un hecho innovador y contundente para el conjunto de nuestra sociedad, porque a medio día y por la tarde, esas protestas las realizaron jóvenes de muy diversas universidad públicas y privadas; es decir, la movilización juvenil recordando la matanza del 10 de junio de 1971, se fue en forma contra eso que llama Obrador “más de los mismo” o sea: el PRIAN. El caso va más allá de nuestra entidad, porque el rechazo al muñequito de Televisa (Peña Nieto) fue en 18 ciudades del país, incluyendo muestras de repudio en Chicago (la ciudad más poblada por Regios en USA) y en la España de los indignados, definitivamente, fue un rechazo a los instrumentadores del modelo neoliberal que ha creado una fábrica de pobres desde 1983 en México como señala Obrador; ese paradigma va en picada en las frescas y sanas conciencias de nuestros jóvenes, no se diga en el pueblo humilde y trabajador que lleva el viacrucis de décadas de gobiernos del PRIAN y sus políticas de explotación que también afectan a la Madre Naturaleza, por ello, las protestas del PT también ayer fueron en el mismo tenor donde miles de gentes humildes salieron a decir ¡Ya Basta! a tanta corrupción y maldad de unos cuantos, y a gritar que: la hora del Cambio Verdadero ha llegado. Felicitaciones al periódico La Rocka, por ser el único medido local que se ha entregado a hablar en serio del “Regio Despertar” y señala que “el germen de la inconformidad llega a Monterrey y contagia a estudiantes universitarios que protestan como nunca antes”. Definitivamente tienen que ser los medios alternativos y una que otra pluma fugaz de la prensa vendida, los que le entren al toro para hablar de esta gran transformación de conciencias que ha dicho ¡Basta! a la caja de idiotización y van con todo para su eliminación como TV comercial y además, ya ayer lo dijeron en sus marchas los jóvenes: “Sí hay imposición, habrá Revolución”.

FEDERICO ZERTUCHE

Difamación: recurso electoral. Los lectores de prensa, televidentes y audiencia de radio, estamos acostumbrados a leer, ver y escuchar reiteradas quejas de AMLO, de voceros, periodistas o simpatizantes de las izquierdas que lo apoyan, la cantaleta de la “guerra sucia” que –dicen- obscuros intereses y otros no tanto, como Televisa, han desatado contra aquél líder, dechado de virtudes y honestidad valiente, a fin de impedir su triunfo en las urnas. Para ello inventan truculentas historias, sin mediar prueba alguna al sustentar sus temerarias acusaciones muchas de las cuales rayan en la calumnia: como imputar arreglos subrepticios a cambio de millonarias sumas y favores entre poderes fácticos y actores políticos. El caso de las imputaciones según las cuales hubo una oferta que TV Promo hizo al entonces gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, en materia de comunicación; que el principal accionista de esa empresa era Alejandro Quintero Íñiguez, entonces también presidente de comercialización de Televisa. Que TV Promo ofrecía a un costo millonario varios servicios, entre otros, la venta de espacios en noticieros, cápsulas informativas y programas de análisis de Televisa, así como asesoría en materia de comunicación a los funcionarios del gobierno de aquella entidad. Por un acuerdo de ese tamaño Quintero le propuso a Peña Nieto un pago de 742 millones de pesos. Tal información fue filtrada anónimamente años atrás y ahora al calor de la campaña vuelve a salir a la luz pública basada en un supuesto reportaje de Jenaro Villamil que entonces publicó en Proceso tal cual estaba escrito el documento filtrado –sin ningún recato ni investigación o confrontación de la información anónima carente de pruebas, que es precisamente la que ahora reproduce –también sin pruebas- el periódico británico The Guardian dándola como buena. Al paso de los años ese supuesto reportaje cobró notoriedad y ahora, en el actual proceso electoral, es fuente de múltiples afirmaciones cuyo sustento, en realidad, es endeble: se trata de dichos de un personaje que pidió el anonimato, precisamente, para utilizar a los medios de comunicación sin ofrecer datos que demuestren sus afirmaciones. ¿Por qué a esto no le llaman “guerra sucia” AMLO, y sus cómplices de la mentira, simulación, invención de supuestos complots e imaginarios fraudes? Es la misma clase de basura informativa como la que de manera perversa hizo correr Julio Scherer García disfrazándola de reportaje en forma de libro: me refiero, claro está, a la imputación calumniosa de que Felipe Calderón era alcohólico, basándose en el dicho de tres notorios enemigos de éste, entre ellos Manuel Espino, quien hace muy poco tuvo que “tragar camote” al ser arrestado en “El Torito” por conducir alcoholizado en la ciudad de México. Difama, que algo queda: Parece ser una de las consignas favoritas de AMLO y sus secuaces.

FELIPE DÍAZ GARZA (reflexus.com.mx)

Enrique Peña Nieto es tan mal hablado que de repente confiesa sin darse cuenta lo que pretende negar. El periódico británico The Guardian publicó la semana pasada un reporte sobre la venta de una cobertura “noticiosa” por parte de Televisa para favorecerlo, desde que era gobernador del estado de México en proceso presidencial, cuyo pago habría sido cubierto por la tesorería del Edomex. Sin apuntador a la vista y con el ventrílocuo “don Carlos” Videgaray alejado, “Neto” Peña Nieto no tuvo quien le pusiera palabras lucidas en su boca y le abriera y le cerrara las fauces por el agujero en la espalda mientras le mandaba un discurso estomacal, que pareció entonces brotar como de ultratumba, de una ultratumba gástrica, una ultratumba de ventrílocuo de Televisa, empresa en la que, 50 años antes que Peña Nieto, ya eran estrellas don Carlos y sus muñecos Neto (o Nieto) y Titino. Así que, interrogado por malvados reporteros no pautados en el convenio con la televisora de don Emilio, el otro ventrílocuo, el de “Neto” Enrique, éste tuvo que hablar por su cuenta o, lo que es lo mismo, a tontas y a locas. "Es un refrito de una información que se dio a conocer hace ya varios años", apuntó. Efectivamente la información es refriteada, pues Proceso la publicó hace tiempo, incluso años. Mas la publicación de un delito no cierra el caso y menos si la ilegalidad impune ha sido reportada (refriteada, diría el muñeco que por su propia boca muere) insistentemente en las redes sociales, sin que entonces en Proceso, como después en la Internet y en las redes sociales, como ahora en The Guardian, ni el muñeco ni sus ventrílocuos y demás manipuladores priistas ubicuos hayan sido capaces de desmentir fundadamente lo supuestamente infundado, que no es el refriteo sino la asociación de pecaminosa entre el muñeco Peña Neto y el ventrílocuo dueño de Televisa, don Carlos Azcárraga, cuyo abuelo y no él inventó hace más de medio siglo a los muñecos y las transas de antaño, que heredaron su hijo y su nieto y el muñequerío resucitado. Con las maderas podridas de los viejos muñecos, hermanos mediáticos de don Roque y doña Marraqueta, se construyó el pautado muñeco abanderado de Televisa para presidente de México, que tan no sabe hablar ni pensar ni leer, que convierte los desmentidos en afirmaciones de verdad, como lo acaba de hacer al desmentir la acusación de amancebamiento que The Guardian les hizo a Peña Neto y Televisa, que quedó como verdad jurada después de la negación del muñeco que mejor debía callarse.

JORGE VILLEGAS (Círculo Político)

Hasta en tres ocasiones Othón Ruiz ha explicado las causas por las que decidió abandonar la Secretaría estatal de Finanzas: se cansó de tener tres jefes: Rodrigo Medina, Natividad González Parás y Jorge Mendoza. No es casual sino que carga algún significado que en la mayoría de las últimas masacres las víctimas abandonadas sumen 14. ¿Para quién es el mensaje? Provocó conjeturas y francas sospechas el hecho de encontrar muerto de un certero balazo al jefe de la banda que secuestró a los cuñados del líder estatal del PRI. En la zona cítrica dicen que los ministeriales lo callaron por la vía ejecutiva para que no hablara. Según encuestas de terceros, el PRI va perder en Nuevo León la elección presidencial, así como la mitad de las diputaciones federales, la mayoría en el Congreso local y las alcaldías de Monterrey, San Pedro, San Nicolás, Santa Catarina. Quizá Montemorelos y Zuazua. Sigue en el aire la moneda del senado. Marcela Guerra resultó excelente candidata pero carga con el lastre de Ivonne Álvarez. Contra esa pizarra de posibles derrotas está echando toda la carne al asador Rodrigo Medina, cuyas prioridades son, por su orden: ganar suficientes diputados locales para mantener la mayoría priista en el Congreso del Estado; ganar la elección presidencial para Peña Nieto y, si se puede, rescatar San Pedro. Panistas de la nueva cúpula esparcen el rumor de un convenio entre Rodrigo Medina y Fernando Larrazabal: Monterrey para el PAN en Julio y buenas relaciones en los siguientes tres años. Y la gubernatura para Larrazabal en el 2015. Confunden sus buenos deseos con los pronósticos. De aquí al 15 pueden pasar muchas cosas. Incluyendo el ascenso imparable de Zeferino Salgado, que se sigue administrando muy bien.

Chava Portillo

El agraciado. Agarrando asiento lugar y tabla para la muy cercana lotería política en la que habrá de resultar los iluminados por Dios y los ciudadanos, todos esperan la carta deseada que los haga desgañitarse y ¡gritar buenas! Cuadro chico, cuadro grande, diagonal o lo que sea ya tenían, al apache, la chalupa, el melón, y faltaba solo el valiente, para recoger el ansiado premio. Pero no hay que perdernos en el árbol porque debemos ver el bosque del futuro. Porque muchos están jugando no solo la lotería que premia el primero de diciembre de este 2012 si no la lotería estatal que se jugará dentro de tres años. Así es la política, construir, armar y preparar lo del mañana, porque los que crean que Felipe Enríquez se ve sentado en la alcaldía Regia y de ahí despedirse del ciudadano está viviendo en otro mundo. ¿Llegará?...quién sabe, lo intentará, seguro. Pero si de probabilidades hablamos hay un político que puede convertirse en un serio aspirante a la silla que hoy ocupa Rodrigo Medina de la Cruz. Héctor Gutiérrez de la Garza es un mil usos, iniciando su carrera hace algunos ayeres ha sido de todo, presidente de la fundación Colosio, diputado local diputado federal, director jurídico del Gobierno del Estado, muy cercano a Don Beltrone, a Gamboa Patrón, y algo que no es para presumir, Beatriz Paredes y Elba Esther Gordillo lo procuran con vehemencia. De otro tristemente célebre del que ya ha marcado un sana y enorme distancia es con el tigre panzón Reyes Tamez y su cofradía universitaria de cuatreros como los calificara Lía Limón, antes de abandonar las filas panistas. “Takechi” como lo conocen sus cercanos, está muy cerca de poder convertirse en el caballo alado de las próximas preferencias electorales ya que sabe gastar la suela, sudar la camiseta y ha sido un ejemplar soldado de Rodrigo, sabiendo también comer sapos como cuando le dijeron que Monterrey era para Enríquez. Mas que revelarse, aguantó a pié firme y apoyó la decisión disciplinado y guardó la cimitarra para mejores ocasiones. La botarga del gallo y el personaje del “súper H” le han dado reflectores que sin duda necesitará después de esta elección, esperando quien será su contendiente, que sin duda batallará para quitarle la diadema, aunque sea compadre del compadre.