o Argumentos
Logo
Argumentos PDF Imprimir Correo electrónico
04 de Junio de 2012

Por Juan Ramón Picazo Castillo

El charolaso de AMLO y la democracia

Hasta hace poco más de 30 años, sólo tres países latinoamericanos gozaban de regímenes democráticos con procesos electorales competitivos: Colombia, Costa Rica y Venezuela. Y en México existía un monopolio partidista sin embargo, esta situación empieza a cambiar a partir de 1994 con el proceso de transformación democrático que existía en Europa y traspaso fronteros hasta América Latina.

En años resientes en el 2007 y 2008 el Constituyente y el Legislador ordinario realizan reformas constitucionales y legales en materia electoral al otorgar de una manera equitativa tiempos en radio y televisión, con esto se da inició en México, un importante cambio en las reglas del juego político que garantizó, en sus mínimos, la celebración de procesos electorales competitivos para la elección de puestos de elección popular.

Pero vemos en este proceso electoral que las reformas electorales no sirvieron de mucho, se sigue con  las mismas prácticas de antes; existe un refrán que se dice frecuentemente, hay dos cosas imposibles de ocultar: el dinero y lo tonto. Observando ambas cosas en el accionar cotidiano de los partidos políticos, candidatos y dirigentes, nos damos cuenta que en las campañas existe solvencia financiera, se siente en el entorno social; hoy vemos que todos los partidos lo demuestran al realizar grandes eventos masivos, publicidad por todos lados, tapizan con espectaculares, paraderos, bardas, autobuses, taxis y derroche de recursos para muchas cosas que en apariencia no se ven, esto por obvia razón que lo que esta en juego es la Presidencia de la República, sin impórtales en lo mas mínimo la democracia, que muchos años la izquierda reprobó; y ejemplo de estupidez que en voz de dirigentes y candidatos matan de risa al asegurar que en sus campañas no pasan la charola, y solo son aportaciones voluntarias de sus militantes de ha pie.

Así también no olvidemos que para el candidato de las Izquierdas existe un antecedente, con Carlos Ahumada y René Bejarano “el señor de las ligas”, me hago un planteamiento ¿de donde salió el dinero para financiarse desde el 2006(que sele arrebata la Presidencia) asta el día de hoy su campaña de posicionamiento?

Así que usted amigo lector tiene la última palabra del charolaso de los $6 millones de dólares, que por cierto rebasa el triple del financiamiento privado permitido por el Artículo 78 parrado 5 del Código Federal de Instituciones Procedimiento Electorales.

Que el Creador del Universo los cuide y bendiga ¡muchas gracias!