o Argumentos
Logo
Argumentos PDF Imprimir Correo electrónico
02 de Mayo de 2012

Por Juan Ramón Picazo Castillo

Para que exista la democracia debe haber demócratas, y Tv Azteca ¿eres demócrata o te vale?

Cuanto más se predica vivir en sociedades democráticas más se degrada la condición humana. Esto relacionado con lo de una de las cadenas de televisión, como lo es TV Azteca, donde de una manera dolosa pone en su programación, un partido de futbol en el mismo horario que un evento de gran trascendencia e importancia para este país.

Los Consejeros del Instituto Federal Electoral y representantes de los partidos y candidatos alcanzaron un acuerdo para realizar el primer debate presidencial el próximo 6 de mayo, a las 20 horas; entre Josefina Vázquez Mota, Enrique Peña Nieto, Andrés Manuel López Obrador y Gabriel Quadri, para la sede el encuentro entre los cuatro aspirantes a la primera magistratura se ha propuesto el World Trade Center, donde se han efectuado los anteriores debates presidenciales, el Instituto Federal Electoral lo efectúa por disposición del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales.

Como decía este evento es de gran trascendencia, toda vez que los aspirantes mostraran al electorado, por que razón quieren ser presidente de México, esto también será una confrontación de ideas, entre el continuismo del partido en el poder, el regreso del sistema que gobernó por 70 años,  o a la izquierda, con sus tribus.

Este debate nos ayuda a fortalecer la débil base social. Sin embargo, hay un factor intrínseco en nuestro sistema político mexicano que me parece que hay que destacar: la débil base social de sustentación que tienen las democracias en México. En este renglón,  las televisoras (TELEVISA Y TV AZTECA) son las élites sociales, las fuerzas de facto toda vez         que mueven teledirigidamente amplios sectores de la ciudadanía, mantienen una visión instrumentalista de la democracia y no consiguen recrear su valor sustantivo. Así, los monopolios son partidarios de una democracia electoral que les permita seguir haciendo negocios sin demasiados problemas.

La clave consiste entonces en cómo lograr el paso de esa valoración instrumental de la democracia a otra que aprecie también su valor sustantivo. Porque mientras las élites sociales, las fuerzas políticas y la ciudadanía no estén compuestas mayoritariamente de demócratas convencidos, será un milagro que se logren consolidar regímenes democrático.

Es el tiempo de constituir pactos nacionales para la creación de una ciudadanía democrática, que incluyan a los poderes públicos, las fuerzas políticas y las organizaciones de la sociedad civil.

Todos, deben llevar a la práctica el consenso teórico de que la calidad de la democracia depende no solo de la calidad de las instituciones, de la calidad de la ciudadanía, si no de la calidad de todos aquellos sectores importante de esta nación como la Radio y Televisión, y  me hago un planteamiento ¿Dónde esta el poder del estado como eficacia del orden publico?

Que el Creador del Universo los cuide y bendiga ¡muchas gracias!