o Ovacionan a AMLO en la Ibero de Puebla; abucheos para Bartlett
Logo
Ovacionan a AMLO en la Ibero de Puebla; abucheos para Bartlett PDF Imprimir Correo electrónico
13 de Marzo de 2012

PUEBLA, Pue. (apro).- Estudiantes de la Universidad Iberoamericana de Puebla ovacionaron a Andrés Manuel López Obrador cuando garantizó que todos los jóvenes que quieran estudiar la preparatoria y la universidad públicas en México tendrán cabida en su gobierno.

El aspirante presidencial de la coalición Movimiento Progresista (PRD, PT y Movimiento Ciudadano) criticó la política educativa que han establecido los gobiernos neoliberales, de dejar excluidos, a través de un examen de admisión, a miles de estudiantes que quieren estudiar.

Aseguró que si los jóvenes son rechazados en las escuelas públicas es porque no hay cupo en las universidades y no porque reprobaron un examen de admisión.

“Es una gran mentira que han querido establecer como verdad de tanto repetir, de que los jóvenes no pasan el examen de admisión, lo que ocurre es que no hay espacio en las universidades públicas, por eso tienen que dejarlos fuera”, insistió al dictar la conferencia La Regeneración de México.

Dijo que de 20 mil estudiantes que presentan examen de admisión en las universidades públicas del país, sólo se aceptan tres mil; y 17 mil son rechazados.

“¿No les parece esto una aberración? ¿Un absurdo? ¿Una injusticia?”, cuestionó a su auditorio, a lo que un gran número de jóvenes contestaron a coro con un “si”.

López Obrador planteó que la incorporación de 300 mil jóvenes que han quedado excluidos de la educación a través de este modelo, es posible si se duplica el presupuesto de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que actualmente es de 25 mil millones de pesos, y con el que se atiende a 400 mil docentes y alumnos.

“Los rechazados en todo el país son alrededor de 300 mil, casi los que atiende la UNAM. Garantizar que todos los jóvenes tengan derecho a la educación nos representaría una inversión de 25 mil millones de pesos, otro presupuesto igual al de la UNAM, que no es ni el 1% del presupuesto nacional; entonces, sí se puede”, explicó López Obrador.

El aspirante presidencial dijo que para resolver la crisis de inseguridad que vive el país se tiene que incorporar al trabajo y al estudio a todos los jóvenes.

“Se tiene que ir casa por casa para incorporar a los jóvenes al trabajo y al estudio; si no se hace eso, va a seguir sembrando violencia, porque hay un ejército, una enorme reserva de siete millones de jóvenes sin oportunidades de estudio y sin trabajo, y si nosotros no involucramos a los jóvenes, van a llegar otros a hacerles propuestas para que tomen el camino de las conductas antisociales”, advirtió.

López Obrador afirmó que esto es lo que ha venido pasando en los últimos años y por eso las cárceles del país están llenas de jóvenes, y la mayoría de los 60 mil asesinados en los últimos años son también jóvenes.

Al terminar su conferencia, se escuchó el coro de “Presidente, presidente”, aunque también algunos jóvenes lo cuestionaron. Una joven portó una cartulina en la que decía “No a la reelección del Presidente Legítimo de la Nación”.

Abucheos a Bartlett

En la sesión de preguntas, que López Obrador sacó de una caja al azar, un estudiante lo cuestionó sobre cómo se podrían entender los tres principios que supuestamente lo rigen de “no mentir, no traicionar y no robar”, cuando en Puebla el candidato al Senado por el Movimiento Progresista es el exgobernador priista Manuel Bartlett.

Luego de esto se escuchó un abucheo de los asistentes.

Sin defender al exmandatario poblano, quien se encontraba en primera fila del auditorio, López Obrador se limitó a responder: “yo creo que eso lo van a decir en su momento en julio los electores con su voto, para eso es la democracia, para que sea el pueblo el que elija libremente a sus representantes”.

Justicia, no venganza

En respuesta a otra pregunta sobre las acciones que seguirá contra los funcionarios que han saqueado al país en caso de ganar la Presidencia, López Obrador aseguró que “no habrá persecución contra nadie”; y se pronunció por preferir la “reconciliación” para sacar adelante el país.

“Nosotros queremos iniciar una etapa nueva y no es mi fuerte la venganza. Queremos justicia, no venganza”, declaró, aunque también mencionó la máxima del jurista José María Iglesias: “Nada al margen de la ley; por encima de la ley, nadie”.

“En esta época tan aciaga para México se deben de hacer a un lado los posicionamientos partidistas –apuntó–, más allá de las ideologías de derecha o izquierda, lo que debemos hacer es actuar con juicio práctico, porque si no nos unimos no vamos a poder salvar al país y es mucho lo que está en juego.

“Más allá de las ideologías, vamos a buscar la reconciliación para salvar a México”, recalcó.

En cuanto a los problemas de inseguridad que vive el país, López Obrador apuntó que además de atender el origen social y económico de esta crisis, propone colocar en los mandos de las instituciones a personas de “incuestionable” honestidad y capacidad, así como profesionalización de la policía, combatir al crimen con inteligencia, seguir la pista al dinero y una coordinación a través de un mando único de todas las corporaciones del país.

“Es indispensable que en México opere un sistema de mando único, en donde se tenga la coordinación de todas las fuerzas que trabajan para combatir a la delincuencia”, subrayó.