o Guajo
Logo
Guajo PDF Imprimir Correo electrónico
04 de Marzo de 2012

Guajo

 

IFE, bola de parásitos: José Luis González, candidato independiente a la presidencia d e la república.

La patria se queda sola

Y los pillos van y vienen,

Hay parásitos en bola

Pero estos ni bolas tienen.

 

IFE no quiere trabajar: PRD

Tan sólo por no dejar

Les aviento este tratado,

¿qué no quieren trabajar?

… en su vida han trabajado.

 

Nombran nuevos consejeros en el IETAM

Las manos las tienen sueltas

Y las meten y las ponen.

Aunque le den muchas vueltas

Quedan los mismos c…

 

Listas

(Felipe Garza Narváez)

Según por lo que se ve

El tipo quedó en la luna,

El pobre a todas les fue

Y no se amarró a ninguna.

 

Excelsior

La historia de Francisco  garcía Cabeza de Vaca, aspirante del PAN al senado, está más ligada a la delincuencia que a la política.

Si lo tienes mejor dalo

Aunque se te ponga pinto,

Dicen que no hay quinto malo

Lo malo es que no hay ni un quinto.

 

Mascotas $

Busca el billete a granel

Y creo que no se vale,

¿Y quién le cobra a Miguel

por todos sus animales?

 

Enemas

“Siempre que veo a un ser vivo encuentro voluntad de poder; hasta en la actitud del siervo se refleja la voluntad de ser señor: Nietzsche.

Nada considero yo más peligroso para la actividad de un escritor que el éxito: Juan José Arreola. Añade el escritor jalisciense que la literatura se ha convertido en un magnífico medio de vida, y como para que ese medio de vida sea fructífero hay que buscar el éxito de manera igual, completamente semejante, al éxito que persigue un industrial o un comerciante.

La gloria es la suma de malentendidos  que se acumulan en torno a un hombre y a un nombre: Rilke, la gloria de Rodín.

En una sociedad de mercados el éxito sin dinero es pura demagogia: Aquiles Baeza Parada.

Las mujeres nos tratan exactamente como la humanidad trata a sus dioses. Nos adoran y siempre nos están pidiendo algo: Oscar Wilde.

Aquí les traigo una mona

Que se vino de repente,

Aunque está muy cabezona

No es muy inteligente.

 

Las mujeres envejeces más por la fidelidad de sus maridos que por otra cosa: Oscar Wilde.

Un amigo reprende a una chica.

-Si tú eres buena, joven, linda, de buenas familias, ¿por qué practicas la prostitución?

-No sé, conoces gente.

Las mujeres feas siempre están celosas de sus maridos; las bonitas, nunca. Las bonitas no tienen tiempo. Se encuentran muy ocupadas en estar celosas de los maridos de otras: El mismo Wilde.

 

Les recuerdo una vez más que mi especialidad es la prosa ligera y la poesía pesada.

Luego de varias semanas en alta mar, un morenazo descomunal que se desempeñaba como marino, llega a su casa...

-¡Prepárate! -dice a su mujer.

-Espera, mi amor -contesta ella-, me voy a poner crema.

-¿Crema? Te vas a poner morada...

 

Reflujos

En esta noche claro de inquietos luceros les demuestro mi cariño  con un fragmento de mi esplendoroso poema, intitulado: “cuando el amor es puro, sobran los detalles, los destellos, los flujos y los reflujos”. Sale:

Que eres de rabo muy suelto

Critican por criticar,

aunque eso fuera muy cierto

No te dejaré de amar.

Cuando la pasión es pura

Lo demás es lo que sobra,

Mientras “esa” siga dura

Le damos duro a la obra.

Kafka

“Es bueno exagerar las cosas para verlas mejor”: F. Kafka.

“El humorismo, cuando es verdad, es más serio que ningún otro recurso, por paradójico que parezca.” Juan José Arreola.

La felicidad de un hombre casado depende de las mujeres con las que no se casó: Oscar Wilde.

La base esencial del matrimonio es la incomprensión mutua: O. W.

Ya que de pura chiripa arañamos a Kafka, veamos alguno de sus fragmentos que puede parecer muy interesante: “No me gustaba el trato que le dabas al personal (el padre de Franz tenía un negocio familiar). A los empelados les llamabas enemigos pagados; lo eran por cierto, pero aún antes de haber llegado a serlo, tú me parecías su enemigo pagador. Allí recibí la gran lección de que podías ser injusto. Se trataba de gente desconocida que en verdad trabajaba para nosotros y en cambio vivía presa de un miedo constante ante ti. Aún recuerdo la frase que siempre repetías frente a un empelado tísico: ¡Qué reviente ese perro enfermo!” Hagamos una pausa poética y luego le seguimos:

Tu nombre de guerra es Marta

Cuando te vas a guerrear,

No te vayas a agüitar

Si en la contienda te ensartan.

Continuamos con nuestro autor invitado:

“Y no sólo se trataba de insultos, sino también de otras tiranías. Tales como arrojar de un manotazo del mostrador mercancías que no aceptabas haber confundido con otras –sólo la irreflexibilidad de tu ira podría disculparte ligeramente- y el empleado tenía que levantarla.” Mi padre.

O. Paz

Movidos por un impulso generoso, muchos escritores y artistas han querido ser evangelistas de la pasión revolucionaria y los cantores de su Iglesia militante (el Partido). Casi todos, tarde o temprano, al descubrir que se han convertido en propagandistas y apologistas de sinuosas prácticas políticas, terminan por abjurar.

Sin embargo, unos cuantos, decididos a ir hasta el fin, acaban  sentados en el palco de las tribunas donde los tiranos y los verdugos contemplan los desfiles y rituales del poder : El ogro filarmónico… o lago así…

Gur bay