o Enfoque
Logo
Enfoque PDF Imprimir Correo electrónico
24 de Febrero de 2012

Por Monitor Político
EL NORTE

Cae Medina 10 puntos en seguridad. En 6 meses, el Gobernador cayó 10 puntos en indicadores porcentuales de ciudadanos que lo perciben como "comprometido" con la seguridad. Se dobla CEN ante neocúpula.- Panistas. Funcionarios, ex líderes y militantes de NL condenan que CEN panista otorgara candidaturas privilegiadas a Fernando Larrazabal y Raúl Gracia. Desata Los Pinos tira-tira. El Presidente Felipe Calderón desata un tira-tira, tras presentar encuestas que reportan a Vázquez Mota a sólo cuatro puntos de Peña Nieto. Según especialista, el crecimiento del crimen organizado ha causado "epidemias de violencia" en al menos 10 ciudades de un millón de habitantes o más. Va Fuerza Civil a auxilio; roban casa. Revelan en un video que circula en internet llegada de 3 unidades con unos 10 elementos de Fuerza Civil a fraccionamiento en donde allanan domicilio. El colmo: se balean entre policías. Confunden agentes ministeriales a policías de Guadalupe y arman balacera y persecución, en Carretera a Reynosa; resultan dos policías lesionados.

HUGO L. DEL RÍO

Vaya con tanta coincidencia. Los ipecos le dan una pamba a Rodrigo Medina y el mero mero de la CIA, el general David H. Petraus viene a México; primero habla con el Presidente Felipe Calderón y luego tiene una reunión ultrasecreta en Gobernación con los pesados del llamado gabinete de seguridad. Todo esto a pocas horas de los increíbles acontecimientos en Apodaca. Y ahora los polis de Guadalupe se tirotean con los judiciales. Qué lindura. No hay nada mejor que la coordinación. Les estamos dando a los gringos ya no pretextos, sino argumentos sólidos para que consoliden su hegemonía sobre México. Está claro que Medina no puede con el paquete: Calderón tampoco. El Estado mexicano busca aliados con quienes compartir el desmadre en que nos ha metido. Y qué mejor que la OEA. El comadreo tiene su título: Reunión Hemisférica de Alto Nivel Contra la Delincuencia Organizada Trasnacional. El uno y el dos del mes próximo será el cotilleo. ¿Qué discutirán, aprobarán alguna novedosa estrategia? Los únicos que están ganando son los socios y vecinos del norte: convierten la sangre mexicana en buenos, sólidos dólares. Los patéticos dirigentes de las naciones hermanas harán, al igual que nosotros, lo que Washington ordene. A estas alturas da lo mismo que Calderón acepte federalizar el penal de Apodaca, como lo pidió, por unanimidad, el Congreso local. Eso no pondrá fin a la violencia. El consuelo, de tontos, es que ya Nuevo León no será responsable de muertes y suites vacantes –porque de fuga, nada: poco faltó para que les alfombraran la salida--, como si Apodaca fuera municipio de otro estado. En cuanto al regaño patronal, hay que decir que los buenos hombres no se significaron por su inteligencia o imaginación: Medina, dijo Víctor Zorrilla Vargas, de esa vaina de la Ccinlac, debe hacerse a un lado para dar “paso a los militares y federales”. Estos lo que quieren es un Pinochet. El joven Rodrigo, definitivamente, ignora que se metió a lo hondo sin saber nadar. “Estamos en control” de todo. Por poco dice que hasta del clima. Peor estuvo nuestro amigo Cuitláhuac Salinas, lo recuerdan, verdad, el subprocurador que vino a hacer justicia a los deudos de las víctimas del Royale. Los zetas han puesto a Nuevo León patas arriba y el bueno de Cuitláhuac dice que “hemos obtenido resultados satisfactorios” en la represión al más sanguinario de los cárteles. Palabras, palabras, palabras. Los mexicanos mueren como moscas y la élite de la República imperial se frota las manos de alegría: el fruto está por caer del árbol. PIE DE PÁGINA: Fernando Larrazabal no tiene vergüenza. Eso ya lo sabemos. Lo malo es que nosotros tampoco la tenemos. El edil se irá de diputado federal plurinominal. No gastará ni un queso porque no hará campaña. La curul es un premio que le damos. Ya se nos olvidó la tragedia del Royale.

ANDRÉS MEZA

Todos nos preguntamos si Rodrigo Medina dejará la gubernatura después de esta semana negra azabache que exhibió los calzones sucios de Nuevo León ante México y el mundo, pero no, todo parece indicar que por ahora no se irán ni él, ni su padre, ni sus secuaces que maman sedientos las chiches de un gobierno corrupto, negligente y cínico. Y aunque la reacción de los medios nacionales e internacionales fue inmediata por los injustificables y estrambóticos hechos acontecidos en el Penal de Apodaca la madrugada del domingo, advertimos que lo que menos le importa a Medina es precisamente la dignidad de Nuevo León y su futuro cada vez más negro e incierto. De continuar la fragilidad de este gobierno, la corrupción del sistema penitenciario, las corruptelas y silencios sepulcrales de la militancia priista dizque institucional e inexcusablemente cómplice, la apatía ciudadana y el desdén empresarial, Nuevo León se podría convertir en un estado fallido en el cortísimo plazo, si no es que ya lo es, como algunas voces lo aseguran. Afortunadamente, Eugenio Clariond Rangel, presidente de la Caintra, ayer le dio un ultimátum al Medina: "Hoy estamos encendiendo el foco de alerta y la última llamada al Gobierno del Estado… El tema de la seguridad no se deslinda a secretarios ni se delega a voceros. Queremos ver al Gobernador liderando y resolviendo los grandes problemas que enfrentamos en lugar de solamente aparecer en eventos de otra índole". Y luego vino la amenaza: “En caso de que el escenario de inseguridad y violencia prevalezca en los próximos meses, las medidas que exigirá el sector privado al Gobernador del Estado serán distintas”. ¡Aleluya! Los empresarios picudos ayer se pusieron de parte de Nuevo León e intimaron con firmeza a Medina: o resuelves, o te vas, así de claridosos fueron. Y ayer mismo, salió Medina con su parsimonia a “dar la cara” en una rueda de prensa anodina que no convenció a nadie. Su histrionismo, en esta ocasión en particular, se vio opacado por un mundo empresarial embravecido que finalmente sacó la casta.

M.A.KIAVELO (El Norte)

Sonaron fuerte los reclamos de los organismos empresariales que lanzaron ayer un ultimátum al Gobernador Rodrigo Medina. Y es que como se advierte en la "última llamada" que la IP le hace al Mandatario, hay un hartazgo social por la falta de idea en la conducción del Estado. Las expresiones utilizadas por los líderes de Coparmex, Ccinlac y Caintra, como "ultimátum", "focos de alerta", "necesidad de cambios drásticos", no son sino un clamor que el Gobernador escucha como si la Virgen le hablara. El gran problema es que ante la presión social, Medina y sus huestes se encuentran blindados por la falta de mecanismos ciudadanos que den mayor poder a la sociedad civil. No en balde la fracción priista, que pastorea Héctor Gutiérrez en el Congreso local, tiene en la congeladora la iniciativa de Ley de Participación Ciudadana, que contempla figuras como el plebiscito, el referéndum y la consulta popular. Esos mecanismos al menos posibilitarían que la ciudadanía explorara nuevos derroteros políticos y sociales y hasta dar golpes de timón desde las bases sociales. Pero no, los Diputados y el Gobierno del Estado eso de "ciudadanización" de la política y del "empoderamiento" de la sociedad no lo tienen presente ni en la última página de su agenda de prioridades. Legisladores, gobernantes, políticos, todos tapándose con la misma cobija... ¡y que todos los demás digan misa!

JORGE FERNÁNDEZ MENÉNDEZ

¿Le debe costar el puesto a Rodrigo Medina la ineptitud o la corrupción de alguno de sus colaboradores? En términos formales, probablemente no, pero estamos hablando de política. El gobernador pensó que sin aparecer y apostando a su buena relación con un par de medios tendría garantizada su imagen: se equivocó. El costo para el PRI se eleva porque, a pesar de que algunos dirigentes, como la regiomontana Cristina Díaz, secretaria general del partido, quisieron responsabilizar de lo ocurrido en Apodaca al gobierno federal, es evidente que la responsabilidad es de las autoridades locales. Y en el plano nacional, como ya vimos con el caso de Humberto Moreira, el equipo de Peña Nieto no quiere tomar riesgo alguno y si tiene que sacrificar alguna carta para conservar posiciones y apoyos, lo hace. No sé si el destino de Rodrigo Medina puede ser similar al de Moreira: en principio, un gobernador de Nuevo León tiene más instrumentos para salvaguardar su posición, pero de lo que no cabe duda es que ésta es hoy más endeble que nunca.

JOSÉ CÁRDENAS

La crisis sangrienta de los penales de Nuevo León le ha dado al calderonismo un argumento mayor en su afán de frenar el regreso del PRI. Nuevo León podrá ser presentado como una prueba del fracaso de la alternancia... al revés. Después de los celestes Fernandos, Canales y Elizondo, llegaron los rojos Natividad González Parás y Rodrigo Medina… y el gobierno se convirtió en un desastre. Sólo en los dos años y medio del régimen medinista se acumulan dos mil 700 muertes ligadas al crimen organizado, incluidas las masacres por la corrupción en las cárceles, los asesinatos en bares y comercios… ¡ah! y el Casino Royale. No menos pánico ha causado el robo con violencia de 42 mil vehículos… 50 diarios. ¿Gracias al gobernador Rodrigo Medina, que ayuda como nadie al PAN, todavía hará falta llevar a proceso a Mario Marín, Ulises Ruiz, Fidel Herrera… o Arturo Montiel?

FRANCISCO TIJERINA

Saludos desde Tegucigalpa, Honduras. Aventar culpas, calificar hechos, exigir renuncias, es harto sencillo; a toro pasado todos son inteligentes, pero, ¿alguien se ha detenido a pensar, a contabilizar y publicar la cantidad de custodios de centros de readaptación (el nombre con la mentira más grande del país) que en los últimos meses han sido asesinados? Son los que no se prestaron a la corrupción, son los que no entraron al juego, son los que no quisieron “cooperar” y para ellos no ha habido el mismo nivel de exigencia de justicia, ni honores y para las familias además del dolor del familiar perdido, el viacrucis para conseguir una mínima pensión. El problema de las cárceles en México es mucho más complejo que una campañita mediática. Para muchos de los que hoy laboran ahí la ley, la real y verdadera, la que opera en los crudos términos de la vida diaria, es clara: o te alineas o te mueres tu o tu familia. Ser celador en los penales mexicanos es el equivalente a ganar un mísero salario o a hacerte el disimulado, aceptar el soborno y rezar porque no ocurra nada, porque terminas muerto o cambiando el papel de vigilante a interno. El tema es mucho más complejo que la simple visión de algunos medios y de los políticos oportunistas que buscan sacar tajada de la situación.

RAFAEL CARDONA

La historia reciente del alcaide de Apodaca, Nuevo León, Gerónimo Miguel Andrés Martínez quizá no pueda ser superada como gran ejemplo  de cómo las mafias conforman no sólo el sistema carcelario, sino casi todas las actividades relacionadas con él en el país. De ahí vienen las “carreras” de los administradores de cárceles, alcaides, custodios, directores de penales y demás especialistas en la “organización” de prisiones “tranquilas” y gobernables, no por su dominio y control,  sino por su conocimiento para permitir y presentar un rostro aparentemente institucional ante el “autogobierno”; es decir, la administración del poder mafioso en el interior. Las cárceles son, como siempre se ha sabido, espejos reducidos de la sociedad externa. Dentro de las cárceles se cometen los mismos delitos de afuera, pero concentrados, exacerbados por la reclusión y la imposible escapatoria no de los muros (escapar es relativamente fácil), sino del sistema carcelario cuya ley la imponen los presos más fuertes y mejor organizados, cuando no los mejor apadrinados por los políticos de afuera y sus peones de adentro. Mientras más tiempo lleven ahí, mejor. En la cárcel quien sobrevive, triunfa. En enero de 2009, se dio posesión a Gerónimo Miguel Andrés Martínez. En julio de 2009 (menos de un semestre) fue destituido como director de la Penitenciaria Varonil del Distrito Federal, acusado de permitir la operación de bandas de secuestradores y extorsionadores. Como todos sabemos no han podido en el sistema penitenciario de este país impedir los teléfonos celulares en las cárceles. Tampoco impiden todo lo demás: tráfico de drogas, prostitución y corruptelas para garantizar en el mínimo posible la supervivencia de los reos. Las razones por las cuales sólo fue separado del cargo sin mayores consecuencias legales o judiciales, es bien sencilla: él mismo era un tolerado para tolerar. Un peón más. Dos años más tarde Martínez llegó (nunca sabremos cómo ni por cuáles prestigios o recomendaciones y el pobre Medina lo debería explicar ahora)  a Nuevo León después de una trayectoria harto cuestionable de diez años al frente de instituciones penitenciarias en cuyas estaciones ha habido centros de reclusión y trabajos de escritorio, entre ellos (no es broma) la Dirección General Jurídica en la SSP Federal y la Visitaduría General de la PGR, entre otros. En estas condiciones es fácil advertir dónde se inicia la podredumbre. No en los presos sino en quienes se supone vigilan los penales donde nadie halla redención ni reinserción social, pero si el infierno de ser una pieza más en la infame maquinaria de la explotación humana. Dentro y fuera.

FRENTES POLÍTICOS (Excelsior)

Como todos esperan ver por dónde gotea la veda electoral, se desató una tormenta política por el pronóstico que consejeros de Banamex le atribuyeron al presidente Felipe Calderón. Que las elecciones del 1 de julio serán muy competidas entre los dos punteros. Si bien la Presidencia de la República precisó por la tarde que el mandatario nunca se refirió a los candidatos por su nombre, Juan Molinar Horcasitas, el secretario de Acción de Gobierno del CEN del PAN, ya había atizado el fuego al confirmar lo expuesto por los banqueros. Dijo que los resultados de esa encuesta, pagada por el PAN, sitúan a Josefina Vázquez Mota a cuatro puntos de distancia del priista Enrique Peña Nieto, que está a la vista del público, que no hay misterios, sino miedo. Enrique Peña Nieto, el aspirante tricolor, de inmediato reaccionó a las supuestas declaraciones del Presidente. Respondió a Felipe Calderón que cambie de encuestadoras. Las serias lo sitúan a él con 15 puntos de ventaja. Más tarde, el PRI se lanzó a la yugular del Ejecutivo en San Lázaro y en el IFE. Pidió que el mandatario no intervenga en las elecciones, que no se meta y que la autoridad lo sancione.

ÓSCAR TAMEZ RODRÍGUEZ

Por cierto... Salieron las encuestas de Mitofsky, el mismo día que Calderón dijo ante banqueros –según un banquero- que JVM iba 4 puntos debajo de EPN. Fue el mismo EPN quien respondió que mejor cambiara de encuestadora. ¡Según lo que publica Mitofsky también le digo que cambie de encuestadora! Por la tarde la presidencia sale a desmentir el comentario del banquero. ¿Es mentiroso el empresario financiero o la presidencia de la República? ¡También creo lo mismo que usted! De acuerdo a Mitofsky, el presidente mintió porque en levantamiento con simulación de boleta electoral en lo que Roy Campos llama preferencia efectiva; EPN mantiene 48.5% de preferencias, JVM 29.5% y AMLO 21%, GQ se queda con el 1% del Panal. Así que algo nubló la vista del presidente, se echó una volada, blofeó o simplemente le levantaron un falso. Por lo demás lo más alarmante y que prende focos rojos es que la confianza en el IFE entre los que responden mucho se mantiene en 22%, la peor evaluación en la historia desde el 2000; sólo por encima del 19% que obtuvo en enero del 2012.