o Guajo
Logo
Guajo PDF Imprimir Correo electrónico
18 de Febrero de 2012

Guajolote estrangulado
En este día tan bello les obsequio un poema que brotó espontáneo de mi emotivo corazón mientras platicaba con las radiantes estrellas que tachonan el universo infinito. Se llama Moralina en comprimidos. Disfrútenlo:

Esta sociedad tan manca

Que presume de moral,

Cuestiona tus armas blancas

Nomás porque eres puñal.

Trasvesti solo de noche

De noche y de madrugada,

Pues te gusta el huitlacoche

Revuelto con mermelada.

 Te hieren con su sonrisa

Y te marcan con un sello,

Pero el chico que te atizan

Sólo es tuyo y nunca de ellos.

Eres la luz de una noche

Cuando se esparce tu olor,

No saben que el huitlacoche

Es casi, casi una flor.

Y si los hombres te pisan

Siempre estaré de tu lado,

Porque el chico que te atizan

No se los pides prestado.


La gente nomás critica

Porque no tiene que hacer,

No le hace que seas marica

Yo siempre te he de querer.

 

Rectas

En los momentos difíciles de la vida usted debe levantar la cabeza,
sacar pecho y decir con mucha seguridad: ¡Ahora sí, ya me cargó la...!
Los psiquiatras dicen que una de cada cuatro personas tiene alguna
deficiencia mental.  Si estás con tres amigos y no notas nada raro,
entonces, el retardado eres tú.
Lo duro no es aguantar el peso de los cuernos sino mantener la vaca.
Para lograr un objetivo es necesario soñar. No pierda tiempo, larga todo al carajo y vete a dormir.
Si usted todavía no encontró la persona ideal, ¡diviértase con la que
tenga a la mano!

 

Le rindo un humilde homenaje a nuestro compatriota, Manuel Gutiérrez Nájera.

“Voy a matarme porque no tengo una sola moneda en mi bolsillo, ni una sola ilusión en mi cabeza. El hombre no es más que un saco de carne, que debe llenarse con dinero. Cuando el saco está vacío, no sirve para nada.”

Ya se está el baile arreglando.

Y el gaitero ¿dónde está?

Pero en seguida vendrá.

- Está a su madre enterrando.

- Y vendrá- Pues ¿qué ha de hacer?

Cumpliendo con su deber

Vedle con su gaita; pero

¡Cómo traerá el corazón

el gaitero

el gaitero de Gijón!

La niña más habladora

- ¡Aprisa, le dice, aprisa!-

Y el gaitero sopla y llora

poniendo cara de risa.

Algunas noches –continúa nuestro escritor y poeta-, en los grandes bailes, fatigado de la fiesta, huyendo de las conversaciones privadas y de los amigos impertinentes, me pongo a pensar en esos pobres músicos que,

Cómo ganan sus manos

El pan para sus hermanos,

En gracia del panadero

Tocan con resignación

Como tocaba el gaitero,

El gaitero de Gijón.

Gur bay